Foca del Caspio

Foca del Caspio

Clasificación científica

Reino: Animalia (Animales)

Filo: Chordata

Clase: Mammalia (Mamíferos)

Orden: Carnivora (Carnívoros)

Familia: Phocidae (Focas verdaderas)

Género: Pusa

Especie: Pusa caspica (Gmelin, 1788)

La foca del Caspio (nombre científico: Pusa caspica) es una entre las diecinueve especies de mamíferos marinos dentro de la familia de las focas verdaderas. Junto a las familias de los otarios (focas con oídos externos visibles) y las morsas, las focas verdaderas conforman el grupo de mamíferos marinos conocido como pinnípedos.

Descripción física

Cuando las focas del Caspio nacen, tienen una cobertura en su pelaje llamada lanugo, compuesta por largos pelos de color blanco a gris plateado. El lanugo ayuda a las crías a mantenerse calientes hasta que desarrollen su grasa corporal. Los recién nacidos miden entre 64 a 79 centímetros (cm) de longitud y pesan alrededor de cinco kilogramos (kg). Luego de dos a tres semanas, el lanugo comienza a caerse y es reemplazado por pelos de color gris oscuro, un proceso que dura de seis a ocho semanas.

Se piensa que cuando las crías son destetadas a una menor edad pueden no llegar a madurar ni convertirse en adultos de tamaño normal.

Las focas del Caspio adultas están entre los pinnípedos más pequeños en la familia de las focas verdaderas (Phocidae). Los ejemplares adultos varían en cuanto a tamaño y apariencia. Los machos crecen hasta 1.5 metros (m) de longitud, siendo ligeramente más grandes que las hembras, que llegan a alcanzar 1.4 m.

Tanto machos como hembras tienen la piel de color amarillo grisáceo a gris oscuro con un vientre de color más claro. Los machos tienden a ser más oscuros con manchas oscuras por todo su cuerpo, mientras que las hembras son de color más claro con manchas claras en la espalda y no en el vientre. Las manchas de las focas del Caspio también pueden estar rodeadas por anillos de color claro. Ambos el macho y la hembra tienen aletas relativamente cortas con garras de tamaño moderado en sus aletas delanteras y garras más cortas y estrechas en sus aletas traseras.

Las focas del Caspio adultas tienen una composición dental de I 3/2, R 1/1, y PC 6/5.

Los parientes más cercanos de las focas del Caspio son las focas oceladas o anilladas (Pusa Hispida), los cráneos de ambas especies son morfológicamente similares. Sin embargo, a diferencia de las focas del Caspio, los cuerpos de las focas anilladas están cubiertos por aros claros sobre un pelaje oscuro. Ambas especies son similares en tamaño y tienen un hocico relativamente largo y estrecho. Estas dos especies no habitan las mismas áreas, sino que están separadas por 1600 km en su distribución global.

Fotos de la foca del Caspio

Esperanza de vida / Longevidad             

En libertad, las hembras viven en promedio alrededor de 35 años; sin embargo se han registrado algunas que han alcanzado los 50 años de edad. Los machos tienen vidas relativamente más cortas, de alrededor de 26 años. Las focas del Caspio no se encuentran usualmente en cautiverio, a excepción de algunas zonas en Rusia. En la práctica se carece de datos para documentar su esperanza de vida en cautiverio.

Comportamiento

Las focas del Caspio suelen vivir en grandes grupos durante la temporada de apareamiento en los meses de verano e invierno. En otros momentos del año estas focas son solitarias. Estos animales son buceadores de poca profundidad, típicamente se sumergen hasta 50 metros por alrededor de un minuto, aunque los científicos han documentado a focas del Caspio haciendo inmersiones más profundas y por períodos de tiempo más largos. Luego de hacer sus búsquedas durante una inmersión, ellas descansan en la superficie del agua.

Poco se conoce sobre la comunicación entre las focas del Caspio. Son solitarias en los meses de invierno, y en los meses de verano hacen gruñidos agresivos o agitan sus aletas para alertar a otras focas a que mantengan la distancia.

Hábitat

Las focas del Caspio viven en las regiones templadas del Mar Caspio en islas o zonas de hielo permanente. Este mar de agua salada rodeado enteramente de tierra se encuentra a 31 metros por debajo del nivel del mar en latitudes entre los 37 hasta los 47 grados norte. Las focas del Caspio también pueden encontrarse en estuarios a lo largo del Mar Caspio. Las desembocaduras de los ríos Volga y Ural son los más populares de estos estuarios.

Durante los meses de invierno las focas del Caspio viven en el extremo norte del Mar Caspio en capas de hielo. Allí, las hembras dan a luz y amamantan a sus crías. Una pequeña porción de la población se reproduce más lejos al sur durante el invierno, en islas tales como Ogurchinsky, cerca de las costas de Turkmenistán.

Estas áreas de reproducción tienden a estar en lugares protegidos tales como cordilleras, lejos del viento y los depredadores. A diferencia de sus parientes más cercanos, las focas Anilladas (Pusa Hispida), las focas del Caspio no dan a luz en guaridas (huecos en los montículos de nieve); este comportamiento es probablemente una adaptación a hielos que no son tan estables como los hielos del Ártico.

Durante los meses de primavera y verano, las focas del Caspio migran al sur para vivir en bancos de arena o áreas rocosas, usualmente en islas y generalmente fuera de las líneas costeras. La parte sur del Mar Caspio tiene aguas más profundas donde estas focas pueden sumergirse a profundidades de 50 metros.

Pusa caspica

Depredadores

La foca del Caspio es el único mamífero que vive en el Mar Caspio, y es una especie que está muy cerca del tope en la cadena alimenticia. Ellas consumen muchos tipos de peces y crustáceos; correspondientemente, si las poblaciones de estas focas decrecen las poblaciones de peces pueden crecer.

La densidad de las poblaciones de focas también puede afectar la cantidad de sus dos depredadores (además de los humanos), el pigargo de Pallas (Haliaeetus leucoryphus) y los lobos (Canis lupus). Los pigargos de Pallas sustraen a las crías poco después de nacidas; consecuentemente, durante el período de lactancia el índice de mortalidad es de aproximadamente 22%. En la zona norte del Mar Caspio, los lobos cazan a las focas del Caspio que descansan en las islas.

Hábitos alimenticios

Las focas del Caspio son principalmente piscívoros, consumen una variedad de peces dependiendo de la época y la disponibilidad de estos. La clupeonella (espadín del Mar Negro) es la fuente de alimento más abundante en el mar Caspio, y conforma el 70 por ciento de su dieta. Cuando las focas del Caspio habitan aguas poco profundas en la zona norte del mar (meses de otoño e inverno), principalmente cazan cabrachos, gobios y crustáceos. Mientras se encuentran en las aguas más profundas del sur del Mar Caspio durante los meses de verano, ellas comen arenques, rubios, carpas, espadines y eperlanos.

Cuando las focas del Caspio se encuentran en estuarios, comen grandes cantidades de la especie de agua dulce Stizostedion lucioperca. Otras presas también incluyen langostinos, cangrejos, pejerrey y aspios.

Estado de conservación

Están catalogadas como especie en peligro de extinción en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Esto se debe a varias razones: la pérdida de sus presas debido a la pesca comercial, la contaminación tóxica, la destrucción de su hábitat, otras afectaciones que producen los humanos, las enfermedades y la explotación comercial que de ellas se hace. En adición a algunas regulaciones que limitan la cantidad de focas del Caspio que se capturan cada año, las hembras adultas son también protegidas durante la temporada de reproducción.

Importancia económica para los humanos

Durante los últimos 200 años, los humanos viviendo alrededor del Mar Caspio han matado a estas focas por su grasa y por el lanugo de sus crías. Actualmente alrededor de 60,000 focas del Caspio recién nacidas son asesinadas anualmente por su piel. Algunos proyectos de ecoturismo han venido enfocándose cada vez más en estos animales, incluyendo viajes en ferry para observarlos en su medio.

La caza de focas del Caspio ha sido intensa en el pasado. Por ejemplo, entre 1933 y 1940 un promedio de 160,000 focas fueron exterminadas anualmente. En 1940, cuando por primera vez la caza de las focas del Caspio fue regulada, siguió existiendo un promedio de 50,000 a 60,000 capturas cada año. En 1970 las restricciones aumentaron en las zonas heladas del norte permitiendo que solo de 20,000 a 25,000 crías fueran cazadas cada año.

Sin embargo, cuando la Unión Soviética colapsó, estas regulaciones no fueron obedecidas; de hecho, la debilitada Unión Soviética contribuyó a un incremento masivo en las capturas ilegales y la caza furtiva de las focas del Caspio.

Las focas del Caspio no afectan negativamente a los humanos. Ellas pueden consumir ciertos peces, pero esas especies no son típicamente económicamente importantes.

Compártelo en tu red social: